Historia Electoral de Chile

Ay cuándo, Patria, en las elecciones
iré de casa en casa recogiendo
la libertad temerosa
para que grite en medio de la calle.
Pablo Neruda. 1954
Las Uvas y el Viento
III. Cuándo de Chile

Desde que Chile comienza su historia como país independiente, hace más de 200 años, las elecciones han sido el sistema definido para que los ciudadanos, ejerciendo su poder soberano, escojan a sus representantes y autoridades.

Desde un voto restringido a los hombres de clase privilegiada hasta el voto universal, inclusivo y concebido como un derecho humano esencial, nuestro país ha avanzado sostenidamente en la ampliación de su base electoral y en el mejoramiento de las normas y mecanismos que regulan sus procesos eleccionarios. Sin duda, el voto de la mujer es todo un símbolo de todo este proceso, que también incluye a personas analfabetas, con alguna discapacidad y, desde el año 2017, a chilenos que vivan en el extranjero.

De forma simultánea al proceso que marca la integración al electorado de sectores cada vez más amplios de la ciudadanía, en 1925 nace el Servicio Electoral de Chile, a cargo de organizar todos los actos eleccionarios y plebiscitarios que han marcado nuestra historia. Su labor constituye un valioso patrimonio democrático, que logra perfilar una identidad nacional y, aun luego de periodos dictatoriales y crisis institucionales, ha permitido recuperar la democracia y restaurar la normalidad institucional.

Los miles de hombres y mujeres que han sido candidatos, los que resultaron elegidos y aquellos que perdieron; los millones de electores; las anécdotas, las campañas, la propaganda, las “concentraciones” y marchas; los votos, las apuestas y rituales de buena suerte; las alianzas, los pactos y quiebres… Todo este tejido social y político que rodea una elección, es historia y pertenencia, es memoria y sustrato de la democracia y la participación.

La democracia chilena se ha sustentado en la realización de elecciones impecables. De allí la importancia de los resultados de cada elección, esperados ansiosamente y provistos rápidamente por el Servicio Electoral por casi un siglo, a través de un trabajo que da cuenta de los niveles de participación y de la evolución ideológica de la sociedad chilena, fuertemente conectada con las tendencias globales, pero con una dinámica local que la hace singular y característica.

La Historia Electoral de Chile es la narración de su vida democrática y, por sobre todo, es el testimonio de un país en el que hombres y mujeres han valorado al voto como expresión de la preferencia personal, respetando la decisión de la mayoría y resguardando democráticamente los derechos y la dignidad de cada uno.










Accesos:










Educación Cívica, Historia de Chile y Diccionario

Suscripción de Notificación